Conducir sobre la nieve

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Durante la época invernal es posible que nos topemos con situaciones en las que debamos conducir sobre la nieve. Ante todo decir que será una situación que debemos intentar evitar a toda costa dada su peligrosidad.

Muchos coches avisan al conductor cuando la temperatura es inferior a 4º, por una serie de factores que afectan a la conducción. Entre ellos la adherencia del neumático y la posibilidad de hielo en el asfalto.

Los primeros consejos para conducir sobre la nieve son siempre preventivos, el primero es que si podemos disponer de un coche con tracción a las cuatro ruedas mejor que mejor, no hace falta irse a un todoterreno, muchos modelos como Golf, A3, BMW y similares disponen de versiones con tracción total.

En cualquier caso antes de emprender la marcha necesitaremos unas cadenas en el maletero y un depósito bien lleno de combustible. Esto nos puede salvar si nos quedamos atascados.

Pero, ¿qué hacer cuando ya estamos metidos en la nieve? Lo primero es mantener la calma. Conducir en la nieve es bastante más complicado, sobretodo si no lo hemos hecho nunca. Estar bien atento a lo que sucede en el exterior y mantener una distancia de seguridad muy grande. Os sorprenderíais saber la distancia necesaria para frenar un coche sobre la nieve.

Hay que procurar no detener por completo nunca el coche, aunque vayamos muy despacio el coche llevará su propia inercia. El problema viene cuando nos detenemos y queremos proseguir, ya que lo más normal es que el coche patine y las ruedas giren sobre una pista de esquí. Si llegamos a este caso intentaremos acelerar poco, y si es posible en segunda marcha.

En el peor de los casos si tenemos combustible podemos mantenernos calientes con la calefacción y esperar ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *